Os señalamos de forma resumida lo publicado en el BOE este 21 de Abril, en relación con las medidas extraordinarias establecidas por el gobierno en relación con el alquiler de locales comerciales.

Lo primero que se establece es la diferencia entre gran o pequeño propietario, estableciéndose como gran propietario aquel que disponga de más de 10 bienes inmuebles urbanos (excluidos los garajes y trasteros) o propietario de un inmueble con una superficie construida superior a los 1.500m².

 

¿Qué consecuencias tiene la relación arrendaticia cuando es un gran propietario?

El pequeño empresario o autónomo inquilino podrá solicitar, en el plazo de 1 mes desde la entrada en vigor de este real decreto-ley, una moratoria en el pago de la renta que deberá ser aceptada por el arrendador siempre que no se hubiera alcanzado ya un acuerdo entre ambas partes de moratoria o reducción de la renta.

Dicha moratoria se aplicará de manera AUTOMÁTICA y afectará al periodo de tiempo que dure el estado de alarma y sus prórrogas y a las mensualidades siguientes, prorrogables una a una, si aquel plazo fuera insuficiente en relación con el impacto provocado por el Covid-19, sin que pueda superarse, en ningún caso, los 4 meses.

Tal y como recoge el BOE, dicha renta se aplazará SIN INTERESES a partir de la siguiente mensualidad de renta de alquiler y se fraccionará en cuotas en un plazo de 2 años. Se contarán a partir del momento en que termine la situación del estado de alarma o a partir de la finalización del plazo de los 4 meses prorrogables, y siempre dentro del plazo de vigencia del contrato de arrendamiento.

 

¿Y cuando es un pequeño propietario?

En este caso el inquilino podrá solicitar al arrendador, en el plazo de 1 mes, desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley, el aplazamiento temporal en el pago de la renta siempre, que no hubieran llegado previamente a un acuerdo amistoso.

En este supuesto, tanto arrendador como arrendatario podrán hacer uso de la fianza para el pago total o parcial de alguna de las mensualidades de la renta. En el caso de que se disponga total o parcialmente de la misma, el arrendatario deberá reponer su importe en el plazo de 1 año desde el acuerdo o en el plazo que reste de vigencia del contrato, en caso de que este plazo fuera inferior a 1 año.

 

¿Quiénes pueden acceder a estas medidas?

En el caso de que el inquilino sea autónomo:

  • Estar afiliado y en situación de alta, en la fecha de la declaración del estado de alarma.
  • Que su actividad haya quedado suspendida como consecuencia del estado de alarma.
  • Cuando pueda acreditar la reducción de la facturación del mes natural anterior al que se solicita aplazamiento en, al menos, un 75% en relación con la facturación media mensual del trimestre al que pertenece dicho mes referido al año anterior.

Si el inquilino es una pyme:

  • Que no se superen los límites establecidos en el artículo 257.1 del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de Julio.
  • Que su actividad haya quedado suspendida.
  • Cuando pueda acreditar la reducción de su facturación del mes natural anterior al que se solicita el aplazamiento en, al menos, un 75% en relación con la facturación media mensual del trimestre al que pertenece dicho mes referido al año anterior.